Sistema auditivo

El sistema auditivo es el sistema sensorial del sentido de la audición. Este está comprendido por los órganos sensoriales, es decir, los oídos y las partes auditivas del sistema sensorial. Nuestros oídos juegan un papel muy importante en cuanto a la percepción de la información del ambiente que nos rodea. Es gracias a nuestro sistema auditivo que tenemos la capacidad de transformar las ondas de sonido en información que nuestro cerebro puede procesar. 

Toda esta información luego es decodificada para que nosotros podamos percibir en la música sonidos en la naturaleza, la comunicación y muchas otras cosas más. Sistemas de tipo está compuesto por diferentes partes, estructuras y secciones. Para que el proceso de la audición sea correcto es requerido que cada una de las partes funcione de manera adecuada. 

El sistema auditivo humano está formado por secciones: el oído externo, el oído medio y el oído interno. En cada una de ellas podemos encontrar las estructuras que hacen posible el sentido de la audición. Además, también están las estructuras que permiten el envío de la información desde las primeras neuronas en vivo hacia el cerebro. Por esta razón, existe una división en el sistema auditivo: periférico y el central. 

Estructura del sistema auditivo 

Como se ha mencionado previamente, el oído se encuentra dividido en tres secciones. La primera de ellas es el oído externo, constituido principalmente por el pabellón auricular el canal externo auditivo y la membrana timpánica. o simplemente tímpano La función principal de la primera estructura, es decir, el pabellón auricular, es la de captar los sonidos del ambiente. Gracias a su estructura está sirve como una antena acústica que permite una mejor percepción de las ondas sonoras. 

El pabellón auricular, también conocido como oreja, luego redirige estas ondas a través del canal auditivo externo que termina en la membrana timpánica. A partir de aquí comienza la segunda sección del oído, es decir, el oído medio. Dentro de ella podemos encontrar a la cadena de huesecillos. Tiene la función de seguir la transmisión de las ondas sonoras hacia el oído interno. Esta cadena está compuesta por 3 osículos, el martillo, el yunque y el estribo. 

El martillo se encuentra unido a la membrana timpánica. Por lo tanto, cuando está vibra por acción de las ondas sonoras, entonces el martillo se mueve simultáneamente. Este movimiento, y gracias a su articulación con los demás huesecillos, causa que las ondas sonoras sigan siendo transmitidas. Estas se llegan hasta la base del estribo, el último huesecillo de la cadena.  

 

Es en esta parte del oído donde podemos encontrar la entrada hacia el oído interno. Última es la parte más profunda del oído y es la encargada de la transducción de los sonidos y el equilibrio. Está compuesta por una cavidad hueca en el hueso temporal conocida como laberinto óseo. Esta es un sistema de conductos que comprenden dos partes funcionales principales: la cóclea y el sistema vestibular. Todas esas partes que hemos mencionado son aquellas que forman al sistema auditivo periférico. 

La cóclea y la transducción de los sonidos 

La cóclea es esa sección del oído interno, la cual está involucrada totalmente en el sentido de la audición. Esta es una cavidad que se encuentra en laberinto óseo y tiene una forma de espiral. Dentro de ella podemos encontrar al órgano de corte, el cual es el órgano sensorial responsable del procesamiento de la audición. Se encuentra ubicado en la rampa que separa los otros dos conductos de la cóclea. 

La cóclea se encuentra llena de un líquido acuoso conocido como endolinfa. Este líquido se mueve en respuesta a las vibraciones que provienen del oído a través de la ventana oval que está conectada con la base del estribo. Mientras este líquido se mueve, la membrana basilar y el órgano de Corti también lo hacen. Podemos hallar a miles de células ciliadas, las cuales detectan el movimiento a través de sus estereocilios. 

Este movimiento es convertido posteriormente en señales eléctricas que son comunicadas a través de neurotransmisores a las células nerviosas. Es en estas neuronas auditivas primarias que las señales son transformadas en impulsos electroquímicos, a los cuales se le conoce como potenciales de acción. Por último, estos viajan a lo largo del nervio auditivo hasta llegar a las estructuras del tronco del encéfalo, donde serán procesados posteriormente. 

Sistema auditivo central 

Cuando se trata de la transmisión del sonido desde las primeras neuronas al nervio auditivo del cerebro, el sistema auditivo central entra en juego. Mientras que el sistema auditivo periférico se encarga de la transformación de las ondas sonoras, el central se encarga de la interpretación de la información auditiva.  

Ambos sistemas se conectan el uno con el otro a través de las fibras nerviosas aferentes que van desde el órgano de Corti hasta la corteza auditiva. También utilizan las fibras nerviosas eferentes, las cuales corren en el sentido contrario. Las células del órgano de Corti se dividen en dos categorías: los sitios externos y los internos. Esas células se encuentran vinculadas con las fibras nerviosas que forman los dos nervios auditivos, conocidos como el octavo par craneal. 

Información del nervio auditivo es enviada al cerebro a través de ciertas estructuras que se encuentran en el tallo cerebral. Estos permiten un procesamiento adicional desde el mensaje auditivo. Y además de transmitir la información del sonido, las vías auditivas también proporcionan información sobre la frecuencia, volumen y ubicación del sonido en el ambiente. 

Problemas y afecciones del sistema auditivo 

Tal y como sucede con cualquier otra parte del cuerpo, nuestro sistema auditivo también puede verse comprometido ante ciertas situaciones. Existen muchas afecciones que son capaces de modificar el funcionamiento de los oídos. La mayoría de estas situaciones resultan en pérdidas de la capacidad auditiva, lo cual disminuye la calidad de vida del paciente. 

Como ejemplo, podemos tomar a las infecciones de oído, las cuales son capaces de destruir gran parte de sus estructuras si no son tratadas a tiempo. También es común ver que hay personas que insertan objetos en su oído. Normalmente esto lo hacen para limpiarlo sin darse cuenta que solamente podrían ocasionar más problemas, como la ruptura de la membrana timpánica. 

Enfermedades más complicadas como la otosclerosis también son fenómenos que pueden afectar seriamente a la capacidad auditiva. Esta es una enfermedad que afecta a la cadena de huesecillos, creando una fijación en la base del estribo evitando que las ondas sonoras se transmitan correctamente. 

Referencias bibliográficas

GAES. “https://www.gaes.es/perdida-auditiva/partes-y-funcion-oido“. [https://www.gaes.es/perdida-auditiva/partes-y-funcion-oido]. Consultada el 15 de junio de 2021.

Audifon. “https://audifon.es/que-es/s/sistema-auditivo/”. [https://audifon.es/que-es/s/sistema-auditivo/]. Consultada el 15 de junio de 2021.

Lobe Blog. “Blog – How Does the Auditory System Work?”. [https://www.lobe.ca/en/blog/protect-my-hearing/Auditory-system-works]. Consultada el 15 de junio de 2021. 

Beginnings.”El Sistema Auditivo – Beginnings”. [https://ncbegin.org/es/el-sistema-auditivo/]. Consultada el 15 de junio de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.