Hipoacusia de Percepción o Neurosensorial

El oído está expuesto a diferentes enfermedades que pueden causar que el proceso de audición se vea seriamente comprometido. Una de estas condiciones es la hipoacusia neurosensorial o de percepción. Cuando se trata de este tipo de pérdida auditiva, las estructuras del oído interno se ven afectadas.

Esta pérdida auditiva es la más común de todas las demás que existen, cubriendo un 90 % de los casos en adultos. El nervio auditivo también puede verse involucrado en la hipoacusia neurosensorial. Pero, en general, toda la estructura responsable de la audición en la sección interna del oído es la afectada por esta patología. 

La cóclea, un órgano con forma de caracol dentro del oído interno, es la responsable de transformar las vibraciones del sonido en impulsos eléctricos. Esto es posible gracias a más de 15.000 células conocidas como estereocilios. Cada vez que una vibración entra a la cóclea, mueve el fluido que hay dentro de ella, estimulando así a las cerdas de los estereocilios. Esto ocasiona que las células absorban una sustancia que les permite liberar un químico neurotransmisor. Así, el nervio puede recibir la información y enviarla al cerebro.

El daño a la cóclea afecta directamente a las células, provocando que cada vez la percepción sea menos. Pero lo más probable es que no notes que esto está pasando hasta haber perdido de 30 a 50 % de la totalidad de los estereocilios. Existen diferentes tipos de pérdida auditiva neurosensorial, igualmente son diversos factores los que la pueden causar.

Síntomas de la pérdida auditiva neurosensorial

El síntoma principal de este tipo de afección es la pérdida de audición, pero esta se puede presentar de varias formas. Algunos pacientes usualmente reportan la incapacidad para distinguir el habla de los ruidos de fondo. Debido a la frecuencia en la que se encuentran las voces de la mayoría de mujeres y niños, estas se vuelven casi imposible de entender.

En otros casos se pueden experimentar problemas de mareos, o incluso episodios de vértigo. Asimismo, los sonidos de altas frecuencias se vuelven casi imperceptibles. En cuanto a las voces, estas no son comprendidas con totalidad, escuchando algo apagadas algunas veces.

Los acúfenos o tinnitus también pueden manifestarse como un indicador de que se está perdiendo la capacidad auditiva neurosensorial. Estos son sonidos como zumbidos, silbidos o pitidos que se escuchan dentro del oído. Y aunque parezcan provenir de algún lugar en el exterior, estos en realidad no tienen una fuente aparente.

Tipos de hipoacusia neurosensorial

Esta afección no es mortal, pero sí puede interferir es la capacidad comunicacional de las personas que lo padecen. Existen diferentes tipos de hipoacusia de percepción o neurosensorial. Estos son clasificados dependiendo de cuánto sea la pérdida de la capacidad auditiva y a la lateralidad de la condición. 

Según el grado de pérdida, la hipoacusia puede ser clasificada en tres tipos: leve, moderada y severa. En el primer caso, la capacidad auditiva se ve reducida por un rango que va de los 26 a los 40 dB. En la pérdida auditiva moderada, este rango aumenta de manera que se establece de 41 a 55 dB.

Por último, en el caso más grave, la pérdida de audición es severa. En estos casos la capacidad de audición presenta una disminución de más de 71 dB. Estos tipos de hipoacusia puede presentarse en cualquiera de los oídos, o en ambos, ahí es donde entramos en la siguiente clasificación.

Según la lateralidad de la pérdida podemos identificar otros tres tipos de sordera neurosensorial: unilateral, bilateral y asimétrica. Como su nombre lo indica, la pérdida unilateral se presenta solamente en un oído. En el caso de la hipoacusia bilateral, esta es la disminución de la audición en ambos oídos.

En la hipoacusia neurosensorial asimétrica se trata de la pérdida de audición en ambos oídos, pero hay algo que la diferencia de la bilateral. Y esto es que el grado de disminución de la audición es diferente en un oído en comparación con el otro. Podría ser uno con pérdida leve y otro moderada, o moderada y severa, y así sucesivamente.

Causas de la hipoacusia de percepción

Lo que causa la pérdida de audición neurosensorial no es un solo factor, sino varios de ellos, los cuales pueden combinarse en algunas ocasiones. Algunas pueden ser genéticas, o en algunos casos es adquirida.

Las personas pueden presentar hipoacusia de percepción desde el nacimiento, siendo esta una de las anomalías más comunes entre los recién nacidos. Investigaciones han demostrado que más de 100 genes están relacionados con la pérdida auditiva en general. 

La sordera neurosensorial adquirida se debe al daño provocado a las células ciliadas por la exposición constante a ruidos fuertes. Los sonidos de más de 85 dB son un factor de riesgo si son escuchados por largos periodos de tiempo. Igualmente, sonidos con los que basta una sola exposición pueden producir daños permanentes a la audición, como explosiones o disparos de un arma de fuego.

La edad también juega un papel importante en la salud auditiva. Por lo general, las personas que sufren de pérdida de la audición progresiva son diagnosticadas con presbiacusia. El factor acumulativo de distintos sucesos a lo largo de la vida forma parte de las causas de la hipoacusia de percepción.

Diagnóstico de la pérdida auditiva neurosensorial

Varios exámenes son realizados para determinar qué tipo de hipoacusia está afectando al paciente. Una revisión física del oído puede ayudar a diferenciar si se trata de hipoacusia conductiva en lugar de la neurosensorial. Este otro tipo de afección auditiva suele ser causada por algún tipo de obstrucción en el oído que impide la transmisión de las ondas sonoras.

Con el uso de un diapasón, un audiólogo puede estudiar tu capacidad para escuchar. Uno de los exámenes es conocido con el nombre de “prueba de Weber” y consiste en colocar el diapasón en medio de la frente. Si suena más fuerte en el oído afectado, la hipoacusia puede ser conductiva. Pero si suena más fuerte en el oído sano, entonces la pérdida es neurosensorial.

Otro examen, la prueba de Rinne, consiste en usar un diapasón y colocarlo en el hueso mastoideo hasta que ya no escuches el sonido que produce. Posteriormente, el mismo diapasón es puesto enfrente del canal auditivo hasta no poder percibir el sonido. Las personas con sordera neurosensorial oyen mejor cuando el diapasón es colocado en el hueso.

Una audiometría puede ser llevada a cabo por un audiólogo para determinar qué oído está siendo afectado y el grado de pérdida auditiva. Este examen consiste en escuchar a través de unos audífonos diferentes sonidos que varían en frecuencias e intensidades. Y a la vez debes responder las preguntas que el audiólogo te haga en cuanto a que sonidos percibes y cuáles no.

Tratamiento para la pérdida auditiva de percepción

Una prótesis auditiva puede ser una buena solución para mejorar la capacidad auditiva de la persona. Existen diferentes modelos y marcas que pueden ayudarte a percibir mejor los sonidos. En otras situaciones, un implante coclear puede ser la mejor opción. Este consiste de un aparato que es introducido quirúrgicamente en la cóclea.

Este último caso es usado solamente en pacientes con pérdida severa de la capacidad auditiva neurosensorial. Se coloca un receptor dentro del oído que se encargará de reproducir los sonidos que un micrófono, fuera de la cabeza, le envía.

Referencias bibliográficas

ResearchGate. Platelet Rich Plasma (PRP): A Revolutionary Treatment of Sensorineural Hearing Loss”. [https://www.researchgate.net/publication/337731185_]. Consultada el 6 de abril de 2021.

Medline Plus. “Sordera neurosensorial”. [https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003291.htm]. Consultada el 6 de abril de 2021.

Cochlear. “¿Qué es la Hipoacusia o Sordera? – Causas, Tipos y Síntomas”. [https://escucharahoraysiempre.com/que-es-la-hipoacusia-o-sordera/]. Consultada el 6 de abril de 2021.

ASHA. “About Sensorineural Hearing Loss”. [https://www.asha.org/public/hearing/sensorineural-hearing-loss/]. Consultada el 6 de abril de 2021.

CDC. “How Does Loud Noise Cause Hearing Loss?”. [https://www.cdc.gov/nceh/hearing_loss/how_does_loud_noise_cause_hearing_loss.html]. Consultada el 6 de abril de 2021.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.