Qué hacer si cada vez oigo menos

La pérdida de audición es una afección que suele aparecer en las personas mayores. Y aunque es habitual ver este tipo de condiciones en los ancianos, la pérdida auditiva puede presentarse en todas las edades. En algunos casos suele pasar bastante tiempo entre que la persona se percate de la pérdida de audición y decida consultarse con un doctor.

Existe la posibilidad de prevenir ciertos casos de pérdida auditiva, pero esto dependerá de cuánto haya avanzado la afección. Por eso, estando al pendiente de tu audición puedes evitar que la pérdida auditiva se agrave. Conociendo que tipo de síntomas son los primeros en aparecer se puede determinar rápidamente esta condición.

A la pérdida de audición progresiva se le conoce como presbiacusia, y es el efecto acumulativo que tiene la edad relacionada a la incapacidad auditiva. Es una condición irreversible, y la pérdida es neurosensorial como resultado de la degeneración de la cóclea u otras estructuras del sistema auditivo.

Síntomas de la pérdida de audición gradual

Las personas que comienzan a padecer de una pérdida auditiva raramente se dan cuenta de que lo están haciendo. Pero hay ciertos indicadores sobre los cuales debes prestar atención, pues son señales de la presbiacusia. Entre los síntomas más comunes de esta afección podemos encontrar los siguientes.

  • El habla se atenúa cada vez más.
  • Necesidad de incrementar el volumen de los aparatos electrónicos como la televisión, radio u otras fuentes de audio.
  • Pérdida del sentido de direccionalidad del sonido. Esto significa que la persona no puede distinguir de dónde vienen los sonidos.
  • Dificultad para entender el habla, especialmente a las mujeres y niños. Esto se debe a que se pierde la capacidad de escuchar voces en frecuencias altas.
  • Dificultad para poder distinguir el habla de ruidos ambientales.

Existen otros síntomas que pueden aparecer por causa de la pérdida auditiva progresiva, pero se toman como señales secundarias por no ser recurrentes. Entre ellas encontramos la aparición de acúfenos o tinnitus y en algunos casos, la hiperacusia. Esta última se refiere a la alta sensibilidad ante la percepción de algunas frecuencias de sonido.

La mayoría de los casos que se han registrado comienzan en edades superiores a los 50 años. Sin embargo, se han registrado ocasiones donde el deterioro auditivo ha empezado a los 18 años. 

Causas de la presbiacusia

Lo que ocasiona la presbiacusia no es una sola razón, sino más bien la combinación de varias. Factores genéticos, exposiciones constantes a ruidos fuertes y cambios relacionados con la edad. Este impedimento auditivo es más común en las personas con edades comprendidas entre los 65 y 75 años. 

Las personas que padecen de presbiacusia no suelen notarlo hasta ya entrado un estado muy avanzado de la condición. Esta enfermedad sucede de forma gradual, por lo que se piensa que las causas que desencadenan esta condición no son solo una. 

Algunas enfermedades pueden contribuir a la pérdida de audición progresiva, siempre y cuando afecten a la cóclea o algún otro componente del sistema auditivo. La exposición a ruidos de alta frecuencia en áreas laborales es una de las causas principales de la presbiacusia.

También se toma en cuenta el factor hereditario a la hora del diagnóstico de esta enfermedad. Igualmente, el abuso de ciertos medicamentos puede provocar que la presbiacusia se agrave.

Qué hacer en estos casos

No existe una cura para la presbiacusia, esta condición es irreversible. Lo mejor que puedes hacer es consultar con un doctor tan pronto comiences a notar los síntomas de esta enfermedad. Lo más posible es que se te recomiende utilizar audífonos auxiliares.

Existe la posibilidad de que no te estés enfrentando ante la presbiacusia, sino que la pérdida de audición gradual sea por causa de otra patología. Por esta razón es necesario acudir a un profesional de la salud auditiva antes de hacer asunciones.

En cualquier caso, la pronta atención puede ser clave para frenar esta deficiencia auditiva, si es que existe la posibilidad. Mientras tanto, evita su avance revisando qué prácticas cotidianas pueden contribuir a la pérdida de la audición.

Protege tus orejas en áreas laborales donde te encuentres expuesto a sonidos de alta frecuencia. También puedes asistir cada cierto tiempo a un audiólogo para que llevar un control de tu audición. 

Referencias bibliográficas

Mayo Clinic. “Pérdida de la audición – Síntomas y causas”. [https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/hearing-loss/symptoms-causes/syc-203730720].  Consultada el 4 de abril de 2021.

GAES. “Síntomas de la perdida auditiva ¿qué hacer?”. [https://www.gaes.es/viviendoelsonido/perdida_auditiva/ver/9/perdida-auditiva/sintomas/que-hacer].  Consultada el 4 de abril de 2021.

EFE SALUD. “¡No oigo bien! ¿Qué hago?”. [https://www.efesalud.com/no-oigo-bien-que-hago/].  Consultada el 4 de abril de 2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.